LA EMPATÍA Y LA COMUNICACIÓN CON NUESTROS HIJOS

En un post anterior hablaba de empatía. Este es un concepto muy nombrado, con el que los psicólogos nos «llenamos la boca», pero poco o mal llevado a la práctica. Empatía significa ponerse en el lugar del otro, intentar pensar y sentir lo que la otra persona piensa y siente.

En la relación con nuestros hijos, a veces no es tan sencillo este ejercicio de mimetismo emocional. Ya sea porque sus problemas quedan lejos, o porque los vemos poco importantes desde nuestra perspectiva (haber perdido el partido de fútbol en el recreo no es ningún drama, ¿verdad? ¡Sobre todo porque habrá otro partido al día siguiente!). O simplemente porque queremos que «maduren» y razonen como adultos. En realidad, estamos pidiendo «adultos» que no sienten, «super-hombres o super-mujeres» que niegan cualquier emoción. ¿Acaso nosotros no tenemos emociones? Pues venga, ¡a intentar ver las cosas desde su punto de vista!

little-girl-570865_1280

La empatía es una muy buena estrategia comunicativa, que predispone al otro a confiar y querer continuar comunicando. Y eso, con hijos herméticos o de pocas palabras, es un recurso nada desdeñable. ¿Cómo ponerlo en práctica? Sobre todo no hay que correr a tranquilizar o calmar al niño/a que vemos triste, enfadado, nervioso, etc., diciendo: «todo irá bien» o proponiendo soluciones. Demostrar empatía implica poner en palabras los sentimientos: «creo que estás triste / a, enfadado / a … porque … ¿Quieres que hablemos?», O «me parece que echas de menos el abuelo, ¿es así?» . ¡Muy importante! Evitemos los genéricos «estás bien» o «estás mal», procuremos ser más concretos.

Para ello os recomiendo una herramienta: un libro que explica las emociones de manera muy gráfica y comprensible (¡para niños y no tan niños!). Se titula “EMOCIONARIO”. Podéis encontrar más información en su web:

http://www.palabrasaladas.com/emocionario.html

La empatía debería ser la base de la comunicación con nuestros hijos, pero además de ésta, en próximos post os propondré estrategias «alternativas» que favorecen la comunicación con ellos. Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *