Reeducaciones psicopedagógicas

reeducaciones psicopedagógicas

La reeducación consiste en el trabajo específico de las dificultades de aprendizaje, ya sean debidas a trastornos (TDAH, dislexia, TANV, etc.), como dificultades concretas (retraso en la adquisición de la lecto-escritura, discalculias).

Diseñamos intervenciones individualizadas, adaptadas a cada niño y adolescente, con el objetivo de mejorar sus carencias y potenciar sus puntos fuertes. El objetivo es trabajar las áreas que se necesiten para mejorar el proceso de aprendizaje y la autonomía, aspectos que inciden en la adquisición de nuevas destrezas y conocimientos, y favorecen el rendimiento académico. A la vez, se fomenta la autoestima del/de la niño/a, que se siente más capaz y fortalecido.

En función del caso, se trabajan ámbitos concretos de competencias básicas: por un lado, el área lecto-escritora (para mejorar la eficacia lectora, la comprensión de textos, la ortografía, el vocabulario o la expresión escrita); por otro lado, el área de razonamiento matemático, donde se puede reforzar o reeducar tanto la resolución de problemas, como la comprensión del lenguaje matemático, los conceptos numéricos o la mecánica operativa.

Este trabajo concreto siempre va acompañado de un entrenamiento de procesos mentales básicos, que están en la base de cualquier aprendizaje: la atención, la memoria, el razonamiento lógico o las funciones ejecutivas (planificación de la tarea, priorización, selección de estímulos relevantes, inhibición del impulso, la anticipación de consecuencias o problemas, la flexibilidad mental, etc.).

A su vez, toda sesión de reeducación contempla un trabajo transversal de hábito durante la ejecución de la tarea (pulcritud, velocidad, autonomía, seguridad) y de actitud y motivación, para que éstas sean positivas y el alumno/a valore el esfuerzo y el progreso, más allá del resultado inmediato conseguido.

Consideramos también muy importante alternar las actividades en papel, más pautadas y dirigidas, y el trabajo a partir de retos, actividades lúdicas y manipulativas, que se alejan del formato “académico”. Ambos estilos se complementan y permiten un progreso más significativo. Con la misma filosofía, también ofrecemos un trabajo de estimulación cognitiva para casos con disfuncionalidad intelectual.

Las sesiones son individuales, de una hora de duración y se acompañan de material específico para cada área trabajada. Además, consideramos muy importante una buena comunicación con los centros escolares de nuestros alumnos, para coordinar nuestras acciones con los/las profesores/as del niño/a o adolescente.